¿Qué es la candidiasis? (Parte I)

Normalmente suele ser una palabra desconocida para la mayoría de la gente y desde aquí vamos a intentar aclararlo un poco.

Se trata de una infección por hongos que puede afectar cualquier parte de las mucosas (boca, faringe, oídos, intestinos, aparato urinario y reproductor) o la piel del organismo, el hongo más común que provoca una candidiasis suele ser Cándida Albicans.

La Cándida Albicans vive de forma natural en nuestro organismo en el conjunto de la flora intestinal o microbiota ocupando un porcentaje muy pequeño, pero ante cualquier desequilibrio o agresión de la “flora intestinal buena” la Cándida Albicans gana terreno pudiendo invadir cualquier parte del organismo. Por lo tanto, tener una flora intestinal equilibrada es importante para tener buena salud, nos mantendremos alejados de infecciones y de virus de cualquier tipo.

 

¿Qué síntomas tiene una candidiasis?

 

Como hemos comentado, afecta principalmente a las mucosas y a la piel del organismo, pudiendo producir trastornos como los siguientes:

  • Al afectar el equilibrio de la flora intestinal podemos tener malas digestiones, hinchazón abdominal, flatulencias, náuseas, mal aliento, defecaciones irregulares con estreñimiento o diarreas intermitentes, hemorroides, picores en el ano, colon irritable.
  • En la boca puede provocar aftas bucales dolorosas.
  • En la nariz produce rinitis, sinusitis.
  • En la garganta provoca amigdalitis, faringitis, tos que no se acaba de ir nunca, afonía.
  • En la mucosa de los ojos puede producir conjuntivitis.
  • En la mucosa de los pulmones se puede padecer una bronquitis o asma alérgica.
  • En el sistema urinario provoca infecciones repetitivas de orina.
  • En la piel puede existir psoriasis, eczema, urticarias.. cualquier afección con picores generalizados.
  • En el sistema reproductor dan lugar a molestias premenstruales, menstruación irregular, endometriosis, trastornos con la menopausia.
  • Debilita el sistema inmunológico o nuestras defensas, las cándidas liberan muchas toxinas al organismo y éste responde liberando histamina, todo esto provoca intolerancias o alergias alimentarias o químicas.
  • Afecta al cerebro y al sistema nervioso pudiendo producir depresión, ansiedad, irritabilidad…
  • Las toxinas de las cándidas se pueden depositar en las articulaciones provocando dolores articulares, rigidez, hormigueo. En los músculos dan lugar a dolores y rigidez muscular.
    Si llegan a la circulación cerebral pueden producir cefaleas y migrañas repetitivas, mala memoria, falta de concentración, trastornos del aprendizaje y del comportamiento (TDA).

Como se puede observar la lista de posibles afecciones es larga y variada sin un cuadro de síntomas claro debido a que el desequilibrio de la flora intestinal y las toxinas que liberan, puede provocar alteraciones en cualquier parte del organismo.

 

¿Qué provoca una candidiasis?

 

Principalmente es debido a un desequilibrio de la flora intestinal producido por la toma de antibióticos, estreñimiento, diarrea, falta de enzimas digestivas, falta de lactancia materna, estrés, exposición a rayos X…

Tomar alimentos como azúcares, hidratos de carbono refinados (pan blanco, harina de trigo..), fruta, levaduras, hongos (setas), ayudan a que la candidiasis siga su curso, por lo tanto, será necesario eliminarlos de la dieta. (lo veremos en el siguiente post)

 

¿Cómo diagnosticarlo?

 

Debido a la gran cantidad de síntomas que producen es muy difícil su diagnóstico, lo ideal es realizar un test con Kinesiología Holística que nos detectará si existe una candidiasis y cual será el tratamiento a realizar.

 

En el siguiente post trataremos que alimentos hay que evitar y que podemos tomar mientras tengamos una candidiasis.

Deja un comentario